Extravio

Cada día es igual

no hay premura.

Repasar los muertos,

clasificarlos:

ejército, guerrilla,

paramilitares,

civiles, ancianos, menores.

Los rostros desencajados

ante el rictus de la muerte.

Desolación,

impotencia,

nada anormal.

Es la guerra,

los fusiles protagonistas

frente a la vida;

la queja es constante,

el llanto eterno,

la muerte es futuro.